Texturizados y extrusados: beneficios y valor agregado

Probablemente no sean las palabras más comunes de escuchar en una conversación, pero es importante conocer qué son los texturizados y los extrusados, además del valor agregado y los posibles cambios en nuestra salud al agregar este tipo de productos a nuestras comidas. Por eso, desde La Troja los invitamos a ser parte de esta comunidad y conocer más sobre los diferentes procesos a los que son sometidos los alimentos que consumimos. 


 

Alimentos texturizados

 

La texturización es una técnica utilizada para lograr una consistencia suave y blanda en los alimentos cocinados. Se trata de una alternativa culinaria que permite no perder la textura de las comidas, funcionando esta como uno de los elementos clave a la hora de percibir sensaciones. Este proceso, consigue preservar y hasta mejorar los colores, olores y sabores originales de los alimentos, cuidar su sabor y su apariencia, favoreciendo que la comida sea más disfrutable. Entre otras cosas, se espesan líquidos, se trituran sólidos, se preparan alimentos para que sean homogéneos, melosos y fáciles de masticar. Lo característico es que la sensación deseada no se asemeja en absoluto al puré o la crema. 

Es importante mencionar que no se pierden las propiedades de los productos ni su sabor. Así, es posible mezclar diferentes tipos de alimentos de forma sencilla y con la capacidad de crear una comida deliciosa y sana que incluya los nutrientes necesarios para una dieta diaria saludable. Al poder transformar la apariencia de diferentes condimentos, los platos se hacen atractivos a la vista y como ya se explicó, mantienen las propiedades Es por ello que cada vez se usa más en la alta cocina.

 

Alimentos extrusados

 

Por otro lado, la extrusión es otra técnica que, al contrario de los texturizados, implica el moldeado de un producto para conseguir cierta estructura y características deseadas. Las formas y tamaños dependen del molde. Entonces, por medio de un extrusor, se facilita el proceso de formado y reestructurado de alimentos. Se trata de una de las técnicas más habituales que inicialmente se limitaba a mezclar y dar forma a los cereales o snacks. Hoy, se implementa para transformar una amplia variedad de materias primas.

Este proceso extiende la variedad de los alimentos que componen nuestra dieta diaria a partir de ingredientes básicos y su mezcla, alimentos de muchas formas y tamaños, texturas, colores y olores. La alternativa del extrusado se destaca por ser de corto tiempo y sin efectos colaterales perjudiciales. Al mismo tiempo, se destruyen enzimas, microorganismos, sustancias indeseables y así se aumenta la vida útil de los alimentos, los hace más estables al almacenarlos y refuerza su valor nutricional.

 

Sobre su producción

 

El proceso de extrusión posee ventajas para la industria en esta nueva tendencia en la elaboración de alimentos. Con respecto a la producción, el espacio requerido para el trabajo y procesamiento es menor que en otros sistemas de cocinado y formado, lo que garantiza su bajo costo. Por sus características, estos alimentos pueden ser producidos en una gran variedad de formas, texturas, colores y apariencias. Además, la energía necesaria se reduce, ya que para cocinar estos productos se utiliza poca humedad, que requiere un menor tiempo de secado.

 

Valor agregado en el uso diario

 

Sólo por mencionar un ejemplo, el garbanzo molido y sometido a un proceso de extrusión aumenta significativamente la digestibilidad y desactiva todos los factores antinutricionales. Los beneficios de incorporarlos en la dieta diaria aparecen no solo por su aspecto y su versatilidad a la hora de cocinar, sino sobre todo por su alto aporte proteico. Todo esto, recordando que tiene su origen en un procesado saludable que no contiene aditivos químicos, azúcares añadidos, saborizantes ni colorantes. 

Con respecto a los extrusados y por mencionar otro ejemplo, se comprobó que la harina extrusada aumenta la calidad de la panificación. En panes de trigo y sin gluten, los resultados apuntan que es posible incrementar el rendimiento productivo de los mismos. Además, al estudiar la influencia de diferentes condiciones de extrusión, se comprobó que el proceso puede incrementar significativamente las propiedades de hidratación de estas harinas.